Si un futbolista de manera deliberada tose a un rival o al árbitro en medio de un encuentro podrá ser sancionado con una tarjeta roja.

Así lo decidió el martes 3 de agosto, 2020 la Internacional Board (Ifab) asociación encargada de definir las reglas del juego.

También dijo la Ifab, al igual que en todas las violaciones del reglamento, el árbitro deberá juzgar cuál es la naturaleza real de esta violación. Dejan claro que no importa si el jugador ha sido sometido a test y haya dado negativo por covid-19.

Es decisión de los árbitros decidir que eso constituye un gesto peligro o insultante. Si es claramente accidental, el árbitro no podrá actuar, al igual que si la tos se produce a una distancia suficiente de cualquier otro jugador. Indico la Ifab.