Iniciamos resaltando que la audiencia celebrada el día de hoy no toma ninguna decisión, cuenta como una notificación a la ciudadanía del proceso que se adelanta y los señalamientos que se le formulan al Señor alcalde. No quiere decir que proceda de inmediato a dejar su mandato o se le impida continuar administrando la ciudad de Popayán.

La audiencia pública de revocatoria contra Juan Carlos López Castrillón carece de fundamento, de pruebas fidedignas que involucren porcentajes y cifras que darían soporte a la premisa de considerar que su gestión no se haejecutado acorde a lo prometido en su plan de gobierno. No obstante, se percibe, más que una audiencia promovida por un movimiento ciudadano fue una real intensión de grupos políticos opositores para truncar canales de acción y ejecución de lo que va corrido del periodo.

La intención de la revocatoria es demagógica no cita cifras obtenidas a través de fuentes objetivas, como tampoco porcentajes oficiales que certifiquen una real ausencia estatal en cabeza del alcalde. Lo que se entiende como mecanismos de populismo electoral, aquellos que buscan alzar las masas para entorpecer los procesos administrativos de la ciudad.

No es posible comprender cómo una audiencia es promovida a través de quejas e insatisfacciones individuales, experiencias que quieren alcanzar popularidad denigrando de la gestión realizada en el municipio, generando un torbellino social para crearle juego a otros grupos políticos que quizá quieren acceder al poder. El exponer titulares de periódicos virtuales o físicos, cartas, fotos, confrontaciones subjetivas,no son pruebas directas en la falta de incumplimiento del plan de gobierno, que sería la razón de ser de un verdadero intento de revocatoria.

Como lo afirma el alcalde es un documento de opiniones que no se centra en la crítica directa al plan de gobierno, todo lo contrario, potencializa fervores políticos de turno generando histeria colectiva en busca del desprestigio de un funcionario, el cual se ha caracterizado por su voluntad política representada en la intervención social y comunitaria de todos los sectores de la ciudad y su ruralidad, con gran impacto regional.

Los problemas sociales estructurales no los podrá solucionar la administración de turno que apenas inicia, atravesada por una situación sanitaria mundial que, es de comprender, tomo por sorpresa a cualquier servidor público, con ello, se valida la prontitud y ejecución del buen gobierno, como las obras contundentes que ha llevado a cabo López Castrillón conjunto su equipo de trabajo.