¡La población víctima del Cauca merece respeto! Rosi Albani Pérez busca beneficios propios aprovechándose de su cargo, ¿para quién trabaja en realidad?, porque seguro para las víctimas no es.

«Démosle por donde más le duele al señor Gobernador, por allá atrás al H&@$#/ ese (…)», asegura esta mujer a través de audios que fueron revelados por distintos medios de comunicación, y en los que plantea no firmar el Plan de Acción Departamental-PAD como una estrategia de saboteo al trabajo que viene desarrollando el Gobierno Departamental. «No aprobemos PAD y listo, los jodemos», dice.

Video tomado de Noti Puerto Tejada

Actualmente Rosi Albani Pérez es la coordinadora de la Mesa Departamental de Víctimas, un escenario que se supone es para trabajar por la reparación integral de toda la población víctima en el Departamento, pero que hoy está en entredicho por las fuertes declaraciones que ha realizado la señora en mención. Y en las que además, pretende exigir a la Administración Departamental el pago de las facturas de Internet hogar para cada integrante de la Mesa, o el pago de sus planes de celulares personales.

Aprovecharse de forma egoísta de su posición pública, eso es lo que está haciendo la Sra. Albani, buscando ganancia personal y para «su gente», pero no trabajando por el verdadero propósito de la Mesa de Víctimas, que es el bienestar de quienes han sufrido los embates de la guerra en el Cauca.

Contrario a lo que pretende afirmar Rosi (sin argumentos válidos), lo que sí es cierto es que la Gobernación del Cauca creó su Plan Departamental de Desarrollo con la participación de la comunidad, llegando a cada territorio caucano. Y que entre otras acciones históricas, incluyó 43 metas con más de $48.000 millones dedicados exclusivamente a la atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto, además del acompañamiento permanente por parte de la Secretaría de Gobierno a los planes integrales de reparación colectiva, los planes de retorno y reubicación, planes de contingencia, prevención y protección, así como la entrega de asistencia alimentaria en época de pandemia.

«Les estoy hablando desde mi casa que fue semidestruida el día 02 de febrero de 2012 por el atentado terrorista en la estación de Policía en donde murieron familiares y amigos. Yo soy víctima del conflicto y Rosi Albani Pérez no me representa. Es una vergüenza que ella hable mal de alguien que fue elegido por el pueblo, el primer negro que llega a la Gobernación. Chantajear a la gente no está bien. Usted debe rectificar su posición Rosi.» aseguró Diego Luis Obregón, víctima del conflicto, residente en el municipio de Villa Rica.

Además, agregó que Rosi no está contribuyendo sino acabando con la población a la que dice representar. “Por primera vez tenemos camas UCI en el Norte del Cauca, se está finalizando el Hospital de Villa Rica, el de Santander, impulsando el de Puerto Tejada. Tenemos un Gobernador con el que se puede hablar. Usted parece que no conociera al Gobernador. Usted es una vergüenza y no me representa», puntualizó.

Como éste, son muchos los comentarios en redes sociales que respaldan el trabajo y compromiso del Gobernador, y que solicitan a la señora Rosi que renuncie a su cargo por su falta de ética y evidentes propósitos politiqueros y personales.