Por: Hemberth Javith Paz Gómez


El presidente de la República Iván Duque espera del Ministerio de Justicia el Decreto que permita conceder libertad condicional a muchos internos de las 138 cárceles del país para descongestionar y evitar una pandemia mayor con el hacinamiento de los internos
que se estima en el 154%. Se prevé que un 8% de los 70 mil y más presos de los centros carcelarios de este país, salgan con la medida.

La Fiscalía de acuerdo con la facultad constitucional que le asiste, de participar en el diseño de la Política Criminal del país,  presentó consideraciones sobre el proyecto de excarcelación transitoria por emergencia sanitaria buscando proteger los derechos humanos de los internos y de la ciudadanía en general, estableciendo parámetros precisos sobre quiénes deben salir de las cárceles: madres gestantes, enfermos y reclusos que han cometido delitos con penas inferiores a cinco años de prisión, atendiendo recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y medidas adoptadas por otros países. Estas personas saldrían a centros de reclusión temporal o a sus casas, siempre y cuando, el vital se les garantice.

¿Bueno, y a la sociedad, la colectividad, la gente de bien, quien la protege?. Muchos saldrán a seguir en su oficio de delinquir. Es asunto que debe quedar claro para no tener que encontrarnos con aquellos “que son un peligro para la sociedad” que están en la cárcel y por la gravedad de sus delitos purgan prisión. Otros delincuentes de una vez los coloca el Juez en casa por cárcel.

El aporte de la Fiscalía con el gobierno en este caso es fundamental como ente acusador en los procesos penales de ahí su colaboración armónica para que el Gobierno Nacional tenga elementos de peso a la hora de tomar decisiones en beneficio de los colombianos: proteger el derecho fundamental a la salud de la población privada de la libertad y la integridad y patrimonio de los ciudadanos de bien. Y que los excarcelados tengan la garantía de su mínimo vital y por lo menos, atención en salud y que los ciudadanos de bien tengamos la garantían que no delinquirán.