Las redes sociales se han convertido en una excelente herramienta para llegar a la comunidad, para informar, para denunciar; pero está gran herramienta también se ha convertido en un arma peligrosa, un arma para desinformar e incluso para dañar.

Así se evidenció en un vídeo que hoy circula en redes sociales en dónde un hombre muestra, lo que él supone, es una cámara de fotodetección, en el vídeo la persona incluso incita a la destrucción del elemento, «así como hicimos con las otras» es lo que alcanza a expresar.

Lo cierto es que preguntando e investigando si realmente se trataba de una cámara de fotodetección, fue aclarado por parte de la Policía Metropolitana de Popayán, que dicho elemento es una CÁMARA DE SEGURIDAD que fue instalada en el punto para prestar servicios de vigilancia y que hace parte de los elementos que para este fin hay instalados en gran parte de la ciudad.

Este caso recuerda a otro muy similar en dónde un hombre graba con su celular unos cráneos, que según él, son de caballo, carne que, según lo expresaba el sujeto, era consumida por los payaneses pero que cuando se hizo la respectiva investigación se logró establecer que dichos cráneos eran de ganado ovino o de res.

Casos como este ponen en evidencia la ligereza con que muchos manejan la información y lo que suben a sus redes sociales, no basta solo con creer (o lo que me parece) hay que investigar y preguntar, para no desinformar.

Aquí el polémico vídeo y la explicación de la Policía Metropolitana ante este nuevo caso de desinformación, noticia falsa o también llamado Fake news