Esta estrategia de la Unidad para las Víctimas se está implementando en grupos de 15 niños y niñas, y se seguirá ejecutando durante todo el año.

Niños y niñas entre los 6 y 12 años de edad afectados por el conflicto armado en el Cauca, trabajan para su reparación integral a través de la estrategia CRE-SER de la Unidad, que tiene como principal objetivo fortalecer las habilidades de los menores como garantía de sus derechos y es parte del conjunto de metodologías con enfoque diferencial y transformador en busca de su sanación interior.

A través de la estrategia “Fortaleciendo Capacidades” desde el enfoque de derechos CRE- SER , se aporta al fortalecimiento de la autoestima y al reconocimiento de habilidades y recursos emocionales en los niños y niñas afectados por el conflicto en el departamento.

“Esta estrategia actualmente, y a causa de la pandemia, se está implementando en grupos de 15 niños y niñas y se seguirá ejecutando durante todo el año en tres dimensiones de la vida de los menores de edad: Cre-Ser en manejo de emociones y aprendizaje de derechos, con énfasis en la prevención del abuso sexual, la discriminación y la violencia, y Cre-Ser en las fortalezas y cualidades para proyectar los planes y metas hacia el futuro”, explicó el director de la Unidad para las Víctimas en el Cauca, Dan Harry Sánchez Cobo.

El funcionario agregó que desde el año 2020 a la fecha, se han entregado encargos fiduciarios como indemnización económica, brindando una asesoría adecuada de los recursos que los proyecte en sus planes de vida y les permita ver la educación como un camino hacia la construcción de sus metas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here