El país del sudafricano tiene la mayor población de elefantes, calculada en 130.000 y alrededor de unos 300 han muerto desde el pasado mes de marzo, las autoridades han descartado como causas el ántrax o la caza furtiva, pues los colmillos de los paquidermos se han encontrado intactos.

Centenares de elefantes muertos en Botsuana,en África, son las imágenes que le dan la vuelta al mundo. Sus inesperados fallecimientos provocan decenas de conjeturas que iban desde la caza ilegal, asesinato por placer, envenenamiento y hasta coronavirus.

el viernes 31 de julio de 2020 el Departamento de Fauna Silvestre de ese País africano manifestó que su fallecimiento en el famoso delta del Okavango probablemente se produjo por toxinas naturales.

El temor a una propagación preocupa al gobierno, que manifestó que las investigaciones no han terminado “pruebas preliminares realizadas en varios países no han sido definitivas y otras más se están realizando”, afirmo el jefe del Departamento de Fauna Silvestre y Parques, Cyril Taolo.

También aclaro con base a algunos resultados preliminares que hemos recibido, estamos pensando que las causas posibles son las toxinas naturales”, quien agrego que hasta ahora no habían establecido una conclusión sobre cuál es la causa de la mortalidad puede producir veneno en forma natural, especialmente en aguas ESTANCADAS.

Los resultados iniciales descartaron todas las enfermedades habituales que causan la muerte en masa de los elefantes, por lo que el país podría estar enfrentándose a una ENFERMEDAD NUEVA.

Queda solo la posibilidad de que hayan muerto de sed tras no encontrar agua, en las reservas acostumbradas, pero esta opción se mantiene en pie sin demasiado sustento.