Fueron detectados por las autoridades europeas y asiáticas nuevos casos de la influenza aviar en algunas granjas, lo que conlleva a la ejecución de los animales para detener la propagación del virus a otras especies y al ser humano.

Las autoridades japonesas manifestaron que sacrificaran a 330.000 pollos en una granja de cría situada en Mitoyo, oeste del país, a raíz del nuevo brote de gripa aviar, un virus altamente patógeno (agentes infecciosos), que principalmente afecta a las aves, pero se tiene conocimiento que ciertas cepas (microrganismos), son capaces de transmitirse a otros animales y a los humanos.

A través del Ministerio de Agricultura, informó el gobierno japonés que se han tomado las medidas necesarias para lograr contener la propagación de la infección. Es el primer brote de gripa aviar que se registra en el país en los últimos dos años y diez meses.

Por otro lado, en Europa, en los Países Bajos, el ministerio de Agricultura neerlandés comunicó que serán sacrificados más de 35.000 pollos luego de haberse detectado un nuevo brote de gripa aviar en un criadero de Altforst, a 100 Kilómetros de la capital Ámsterdam, donde se encuentran otros 34 criaderos a una distancia de 10 kilómetros.

Alemania, también se encuentra afectada, pues un nuevo brote de gripa aviar en una granja avícula en el estado de Schleswig Holstein.

Según información del gobierno a través del ministerio de Agricultura de ese estado federado anunció que el virus ya se propago en otras aves silvestres y que las aves contaminadas han sido sacrificadas profesionalmente. En gran Bretaña, el pasado lunes, se sacrificaron cerca de 113.000 aves en una granja de Frodsham, esto debido a la presencia del virus.

En Francia las autoridades alertaron a ciertas zonas, por el aumento de los casos en países vecinos. Alrededor de la mitad de los departamentos administrativos de Francia serán clasificados como de alto riesgo, mientras que el resto del país estará en alerta media según información publicado en boletín oficial.