Los familiares del comerciante Juan Carlos Ortiz Hoyos enfrentan un duro momento luego que este ciudadano desapareciera cuando llegó a Corinto, desde la ciudad de Cali, Valle.

De acuerdo con la mamá de este ciudadano, la última vez que vieron a esta persona fue en la mañana del pasado 28 de mayo de 2019 cuando salieron desde el barrio Comuneros Uno hacia dicha localidad nortecaucana en compañía de su esposa, Cindy Viviana Varón Guaca y de otras cuatro personas.

“Hasta el momento no sabemos el paradero de ellos, tenemos conocimiento que subieron a la vereda El Alto porque ahí dejaron el vehículo, el cual a los días fue encontrado incinerado cerca al cementerio de Corinto. Para nosotros como familia es muy desesperante no tener noticias de nuestros seres queridos. Ya se completó un año y no sabemos dónde están”, indicó Tulia Hoyos Leiton, mamá de Juan Carlos Ortiz Hoyos.

Pasaron los días, y al ver que ellos no se reportaban, los seres queridos empezaron la búsqueda de sus familiares, tanto en Cali como en Corinto. Incluso, llegaron a municipios vecinos como Jambaló, Caloto y Toribío para preguntar por ellos, de consultarle hasta las autoridades indígenas, pero sin obtener respuesta.

Sin embargo, pasaron los meses y nunca más volvieron a tener información de sus familiares. Por eso optaron denunciar ante las autoridades el caso, el cual toma relevancia tras conocerse la entrevista que el periódico El Espectador publicó de Jonnier, el comandante de las disidencias del suroccidente colombiano.

Porque según los seres queridos, no solo de este comerciante, sino de las demás personas que están desaparecidas, los hechos sucedieron en una zona controlada completamente por la Dagoberto Ramos, disidencia de las Farc que opera en Corinto y municipios vecinos.

De hecho, y según la versión de los seres queridos de Cindy Viviana Guaca Varón, varias personas de esta localidad les han asegurado que ellos fueron asesinados y enterrados en la misma zona rural de Corinto, pero esta información hasta el momento no ha sido corroborada por las autoridades.

“Vivimos momentos espantosos porque se completó un año de este caso y la Fiscalía no han hecho nada para establecer qué fue lo que pasó con ellos. Nos han dicho que están en una fosa común, pero no hemos podido ir hasta allá por el tema de orden público y las autoridades de Corinto no quieren hablar del tema por miedo, entonces por eso hasta el momento todo es un completo misterio”, expresaron los familiares de Cindy Viviana Varón, una de las seis personas desaparecidas.

Este mismo drama lo padece la familia de Jimmy Chamorro, el conductor contratado por estas personas para movilizarlos a Corinto ese 28 de mayo.  A pesar que solo tenía una relación comercial, porque se gana la vida transportando gente, esta es la fecha que tampoco se sabe de su paradero.

Por eso, en aras de conocer información que permita establecer qué pasó con estos ciudadanos, se expone esta historia para que los ciudadanos ayuden a la ubicación de estos seis personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here