En medio de protesta de indígenas misak, pijaos y nasas,  en la tarde de este 16 de septiembre fue derribada la estatua ecuestre de Sebastián de Belalcázar, ubicada en la cima del Morro de Tulcán.

Dicho monumento estaba en ese lugar desde 1937.

Todo se debio a que los integrantes del movimiento Autoridades Indígenas del Suroccidente Colombiano, Aiso, se movilizaron desde la vía Panamericana hacia el Centro Histórico.

Para terminar dicha activida, se trasladaron al Morro de Tulcán, subieron al mismo,  amarraron el monumento, y lo tumbaron, con ante la presencia de cinco integrantes de la Policía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here