Este sábado la policía informó que un mallorquín que contagio a 22 ciudadanos con covid-19 fue retenido por ir a trabajar al gimnasio a finales de enero a pesar de detener los síntomas de la enfermedad.

La policía de la isla española inició a investigar a finales de enero después de detectar un brote en la ciudad de Manacor, tras recibir informes sobre “un trabajador que se había contagiado y había ocultado su enfermedad.”

La preocupación de sus colegas se acrecentó, debido a que días antes de detectarse el brote, el sujeto comenzó a mostrar síntomas, pero se negó a aislarse en casa.

De esta forma, fue contagiando a sus amistades y a personas que asistían a practicar ejercicio en un gimnasio. Por tales hechos se procedió a la detención del trabajador como presunto autor de un delito de lesiones, y el día viernes 23 de abril fue puesto a disposición de la autoridad judicial.

Las autoridades manifestaron que sus acciones derivaron en un total de 22 infecciones, aunque ninguna requirió tratamiento hospitalario.