El Juez 18 Penal de Circuito de Bogotá emitió fallo condenatorio contra un agente del Esmad vinculado al homicidio del menor Nicolás Neira, quien murió el domingo primero de mayo del 2005 en medio de disturbios en el día del trabajo.

Nicolás Neira, cursaba noveno grado en el Liceo Hermano Miguel de la Salle, se había dispuesto aquel día a comprar junto con sus compañeros libros en la carrera séptima con calle 18. En ese instante, se registraban disturbios y el Esmad Lanzó gases lacrimógenos.

Según la investigación ese día, el menor fue golpeado por unos uniformados y luego recibió un golpe en la cabeza con un elemento disparado por un policía.

Casi 16 años después, se da esta condena por homicidio. Avances importantes se han logrado, pero esto también deja entrever que el Esmad es una máquina para asesinar y que existen grandes problemas en la justicia colombiana para que los policías y la línea de mando asuman sus delitos expreso Romero.

Según testimonios obtenidos por un fiscal de la Dirección Especializada contra las violaciones de los derechos, el funcionario adscrito al Escuadrón Móvil Antidisturbios Esmad acciono un arma conocida como gaseador o truflay sin previa orden de sus superiores.

El próximo mes de marzo del año en curso, se conocerá la pena condenatoria impuesta contra Néstor Julio Rodríguez Rúa, como responsable del delito de homicidio en la modalidad de dolo eventual.