Un estudio reciente publicado en la Journal of Clínica Endocrinology and Metabolism, de la Endocrine Society, que se realizó en el hospital Universitario Márquez de Valdecilla de la ciudad española de Santander, manifiesta que es posible que la falta de la vitamina D sea un factor común entre los pacientes que tienen Covid-19.

¿Qué demuestran los estudios?

216 personas que hacen parte del grupo de control que han contraído el covid-19, el 82,2% tenía deficiencia de vitamina D. En el grupo de control de 197 personas que no tenían la enfermedad, solo el 47,2% demostraron la misma deficiencia.

La vitamina D denominada como liposoluble (se disuelve en grasas o aceites), que se diferencia de otras porque es una fuente importante de ella, es la luz ultravioleta.

Indica además que la falta de ella puede tener consecuencias negativas en el sistema inmunitario, ya que la vitamina mejora la invulnerabilidad innata por medio del aumento de la secreción de péptidos antimicrobianos (moléculas que tienen propiedades antibióticas), además de reforzar las defensas de la mucosa.

Los especialistas indican que se debe estar bajo el sol de 10 a 15 minutos, para sintetizar la vitamina D en el cuerpo.

Alimentos donde se encuentra la vitamina D, pescado grasos como el atún, el salmón y la caballa, se encuentran entre las mejores fuentes de la vitamina, también el hígado vacuno, el queso, y la yema de huevo contienen cantidades mínimas, los champiñones aportan cierta cantidad de vitamina D.

Recuerde la importancia de consultar al médico con respecto a los suplementos de vitamina D.