Fue necesario que la guardia indígena que tiene jurisdicción en el municipio de Jambaló acordonara el área en dónde fue encontrado un artefacto explosivo de fabricación artesanal y que había sido puesto a un lado de la vía que conduce a Santander de Quilichao.


Según la información, el explosivo había sido ubicado en cercanía a un popular barrio de Jambaló, muy cerca a viviendas habitadas.

Expertos antiexplosivos son esperados en la zona para el manejo y desactivación de este elemento no convencional prohibido por el Derecho Internacional Humanitario y que puede afectar la vida e integridad de la población civil