Esta encuesta fue realizada entre el 24 de noviembre y el 14 de diciembre por Probogotá la cual arrojo la cifra de 34.000 niños habrían desertado de estudiar.

La gran mayoría de estudiantes, si bien es cierto permanecieron matriculados en el 2020, el 2,5% desertó (cerca de 34 mil niñas, niños y adolescentes). Durante 2021, el riesgo de deserción se podría triplicar, llegando a valores del 7,6% (106) mil niñas, niños y adolescentes.

 

Surgieron estos resultados luego, de una encuesta realizada por Probogotá entre el 24 de noviembre y el 14 de diciembre. Esta se llevó a cabo de manera telefónica a hogares en viviendas de todos los niveles socioeconómicos de Bogotá en donde habiten ni niños, niñas y adolescentes entre 5 y 18 años.

Los argumentos para una posible deserción son: miedo a que los estudiantes se contagien o contagien a sus familias de COVID-19 (36,8%), imposibilidad para realizar las actividades escolares por limitaciones de conectividad (20,7%), y no estar aprendiendo lo suficiente (12,2%).