Cuando el señor Ciro López realizó su sueño de brindarle un estadio a Popayán anhelaba que las 4 hectáreas de ese terreno fueran destinadas a la recreación y a la práctica deportiva de los payaneses, Don Ciro López, en su calidad de buen ciudadano y respetuoso de la ética y las buenas costumbres, jamás vislumbró que su estadio, que su proyecto para Popayán se convirtiera, en lo que la Liga Caucana de Fútbol lo convirtió, en una montaña de deudas sin pagar, en miles de millones de pesos en impuestos adeudados a los payaneses sin cancelar; Don Ciro jamás pensó que está entidad privada descuidaria durante años la infraestructura, manejo y cuidado del estadio, convirtiéndolo en uno de los más peligrosos para el público futbolero del país y en uno de los menos aptos para la práctica de este deporte en Colombia.

El sueño de Don Ciro López, fue convertido en una pesadilla gracias a los malos manejos que La Liga Caucana de Fútbol le dió por décadas, un grupo de privados que hoy no le quieren pagar a Popayán, que solo buscan su beneficio económico, que no solo adeudan impuestos sino también el servicio de agua del estadio, servicio que tampoco han pagado por años.

Ante este desolador panorama, generado por el descuido de la liga, el Municipio de Popayán ha venido buscando la forma de cobrar lo que la Liga por obligación legal debe pagar, pero que valiéndose de «leguleyadas» le ha querido quitar a la ciudad.

En ese orden de ideas, la Liga Caucana de Fútbol, planteó, en algún momento, vender los predios del Ciro López y de esta manera pagar sus deudas, sin pensar que esto implicaría dejar a Popayán sin estadio y acabar con el sueño de Don Ciro López.

Con el ánimo de no permitir que el estadio se acabe, de buscar formas de inversión y mejoramiento del centro deportivo, de recuperar el estadio y los miles de millones de pesos adeudados por la irresponsabilidad de la liga, la actual administración decidió declarar los predios del estadio como bienes de Utilidad Pública e Interés Social, así se hizo a través del Decreto 20211000002745 del 2021-10-04 en el cual se declara la Utilidad Pública e Interés Social con DESTINACIÓN A PROYECTOS DE RECREACIÓN Y DEPORTE, los inmuebles «Ciro López» y el lote aledaño, Parque de la Salud.

Con esta medida se recuperan los dineros, el estadio pasa a ser de los ciudadanos y se abre la posibilidad de invertir en su readecuación y recuperación, a través de proyectos, cómo declara el decreto, que estén destinados a la recreación y al deporte de los payaneses.

La delicada situación del estadio requiere de medidas urgentes, medidas que los privados de la Liga Caucana de Fútbol, por su afán económico, no estaban dispuestos a asumir.

Ahora inicia un nuevo proceso para el estadio Ciro López y en ese proceso hay quienes quieren desinformar, llenar de falsa información a la comunidad, intereses desconocidos y oscuros que demuestran antiguos y recientes resentimientos, sentimientos que, al parecer, algunos no pueden superar.

Recreación y deporte esa es y ha sido la destinación del estadio, así lo soñó Don Ciro López y así lo concreta y lo mantiene la actual administración.