La Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó por 15 años a los docentes del Centro Educativo San José, sede El Porvenir de Timbío, Cauca, Fernando Mopán Albán, y de la Institución Educativa Agrícola La Candelaria de Turmina – Inzá, en el mismo departamento, Wilfredo Guevara Ule, por actos sexuales abusivos con estudiantes que no superaban el quinto año de primaria.

La Procuraduría Regional de Cauca estableció que Mopán Albán, entre 2017 y 2018, realizó actos sexuales contra tres niñas, de segundo y quinto grado, a quienes tocó sus partes íntimas en reiteradas ocasiones y les pidió besos en la boca, conducta que afectó el estado emocional de las estudiantes.

La conducta inapropiada del docente generó la inasistencia de varios niños y niñas de la comunidad a las jornadas de estudio por temor al profesor, además del retiro y traslado de una de las alumnas a otro establecimiento, y la solicitud de los padres de familia para el cambio de profesor por considerar que las menores se encontraban expuestas a un inminente peligro.

En el caso del docente Guevara Ule la Procuraduría estableció que en 2018 abusó en varias ocasiones de una estudiante de 11 años, de quinto de primaria, a quien tocó sus partes íntimas en el salón de clase frente a otros niños, haciéndola sentir incómoda, además de atentar contra su libertad e integridad sexual, situación que fue dada a conocer a través de un informe psicológico remitido por la comisaría de familia del municipio, donde fueron denunciados los hechos.

La situación con Guevara Ule ocasionó que se afectara la salud mental de la niña, quien a partir de los abusos de los que fue víctima por parte del docente sufre de ansiedad y temor cuando tiene que acudir a la escuela, pesadillas, temores nocturnos y dificultad para conciliar el sueño.

Inhabilidad por 7 meses

El docente de la Institución Educativa Agropecuaria Máximo Gómez del municipio de Morales, Cauca, Jairo Muelas Peneche, fue destituido e inhabilitado por 7 meses por acoso sexual a dos estudiantes, quienes para la época de los hechos 2018 tenían 9 y 10 años y cursaban cuarto y quinto de primaria.

La Procuraduría probó que Muelas Peneche, profesor del área de Ciencias Naturales, aprovechó su condición de docente para besar a las niñas a la fuerza, en contra de su voluntad, así como la soledad del salón de clase para decirles que tenían labios lindos y tratarlas con palabras como corazón y mi vida, generando en ellas repulsión y una sensación de acoso que provocó que no quisieran volver al colegio por miedo a que  sucediera nuevamente la situación.

Para el Ministerio Público los docentes vulneraron los principios y valores que fundamentan la noble profesión de la docencia, cuyo ejercicio debe estar orientado a guiar, respetar y hacer valer los derechos de los estudiantes, su dignidad, integridad personal y el desarrollo de su personalidad, máximo cuando se trata de menores que gozan de especial protección, como lo establece el artículo 44 de la Constitución.

La Procuraduría calificó la falta de Mopan Albán y Guevara Ule como gravísima, a título de dolo, y la de Muelas Peneche como grave, a título de dolo, porque atentaron contra la integridad sexual de las niñas, y por no tratar con respeto a las personas con las que tienen relación, en este caso a sus estudiantes.

Contra la presente decisión los disciplinados y sus apoderados interpusieron recurso de apelación, que será resuelto por la Procuraduría Delegada para la Vigilancia Administrativa y Judicial.

Foto rcnradio.com-También destituyó e inhabilitó por siete meses a un docente de Morales, Cauca, por acosar sexualmente y besar a estudiantes contra su voluntad.

Bogotá, 11 de julio de 2020. La Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó por 15 años a los docentes del Centro Educativo San José, sede El Porvenir de Timbío, Cauca, Fernando Mopán Albán, y de la Institución Educativa Agrícola La Candelaria de Turmina – Inzá, en el mismo departamento, Wilfredo Guevara Ule, por actos sexuales abusivos con estudiantes que no superaban el quinto año de primaria.
La Procuraduría Regional de Cauca estableció que Mopán Albán, entre 2017 y 2018, realizó actos sexuales contra tres niñas, de segundo y quinto grado, a quienes tocó sus partes íntimas en reiteradas ocasiones y les pidió besos en la boca, conducta que afectó el estado emocional de las estudiantes.

La conducta inapropiada del docente generó la inasistencia de varios niños y niñas de la comunidad a las jornadas de estudio por temor al profesor, además del retiro y traslado de una de las alumnas a otro establecimiento, y la solicitud de los padres de familia para el cambio de profesor por considerar que las menores se encontraban expuestas a un inminente peligro.

En el caso del docente Guevara Ule la Procuraduría estableció que en 2018 abusó en varias ocasiones de una estudiante de 11 años, de quinto de primaria, a quien tocó sus partes íntimas en el salón de clase frente a otros niños, haciéndola sentir incómoda, además de atentar contra su libertad e integridad sexual, situación que fue dada a conocer a través de un informe psicológico remitido por la comisaría de familia del municipio, donde fueron denunciados los hechos.

La situación con Guevara Ule ocasionó que se afectara la salud mental de la niña, quien a partir de los abusos de los que fue víctima por parte del docente sufre de ansiedad y temor cuando tiene que acudir a la escuela, pesadillas, temores nocturnos y dificultad para conciliar el sueño.

Inhabilidad por 7 meses

El docente de la Institución Educativa Agropecuaria Máximo Gómez del municipio de Morales, Cauca, Jairo Muelas Peneche, fue destituido e inhabilitado por 7 meses por acoso sexual a dos estudiantes, quienes para la época de los hechos 2018 tenían 9 y 10 años y cursaban cuarto y quinto de primaria.
La Procuraduría probó que Muelas Peneche, profesor del área de Ciencias Naturales, aprovechó su condición de docente para besar a las niñas a la fuerza, en contra de su voluntad, así como la soledad del salón de clase para decirles que tenían labios lindos y tratarlas con palabras como corazón y mi vida, generando en ellas repulsión y una sensación de acoso que provocó que no quisieran volver al colegio por miedo a que sucediera nuevamente la situación.

Para el Ministerio Público los docentes vulneraron los principios y valores que fundamentan la noble profesión de la docencia, cuyo ejercicio debe estar orientado a guiar, respetar y hacer valer los derechos de los estudiantes, su dignidad, integridad personal y el desarrollo de su personalidad, máximo cuando se trata de menores que gozan de especial protección, como lo establece el artículo 44 de la Constitución.
La Procuraduría calificó la falta de Mopan Albán y Guevara Ule como gravísima, a título de dolo, y la de Muelas Peneche como grave, a título de dolo, porque atentaron contra la integridad sexual de las niñas, y por no tratar con respeto a las personas con las que tienen relación, en este caso a sus estudiantes.

Contra la presente decisión los disciplinados y sus apoderados interpusieron recurso de apelación, que será resuelto por la Procuraduría Delegada para la Vigilancia Administrativa y Judicial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here