Las comunidades campesinas e indígenas quienes, interpusieron acción de desacato sobre la aspersión con glifosato, el Juzgado administrativo de Pasto, dio la razón al Gobierno Nacional.

Es de recordar, que las comunidades denunciaban que las autoridades no habían cumplido con la tutela que protegía sus derechos de participación en el Programa de Erradicación de CULTIVOS ILICITOS con Aspersión Aérea de glifosato.

El Juez dijo, que frente a la medida el Gobierno si ha garantizado que las comunidades participen de las audiencias públicas, sobre el tema.

Las comunidades a su juicio, enfatizan que las decisiones adoptadas de reiniciar el procedimiento ambiental, no cuentan con el enfoque diferencial para la población campesina.

Manifiestan, que los pobladores de las zonas rurales, están en desventaja y se verían directamente perjudicadas con la decisión que aparezca.