El Grupo Gaula de la Policía en Cauca informó que empezó a tomar fuerza una nueva modalidad de extorsión, en la cual las víctimas son amenazadas por supuestos comandantes de disidencias de las Farc o el Eln.

Recientemente, comerciantes y ciudadanos del común en diferentes municipios han recibido llamadas extorsivas bajo la modalidad carcelaria, donde delincuentes que se identifican como jefes guerrilleros exigen dinero.

Los sujetos se hacen pasar como el comandante “Didier”, “Rodrigo”, “Mauricio”, “Miguel”, “Pablo”, “Anselmo”, entre otros, quienes aseguran pertenecer a grupos armados, y suministran a los afectados su nombre, apellido, cédula de ciudadanía y dirección de residencia.

A las víctimas les reclaman por no haber asistido a una supuesta reunión en zona rural, que fue convocada a través de un sobre de color “verde militar” que han dejado debajo de la puerta, encuentro en el que se fijaron varios aspectos.

Los ciudadanos son amenazados de muerte, declarados objetivo militar y obligados a abandonar su territorio junto a sus familias si no aportan medicamentos, botas, machetes con funda, plástico negro o granadas de fragmentación.

Como los afectados no poseen este tipo de elementos, los amenazan para que realicen giros a través de diversas empresas a personas cuyos datos son entregados por los delincuentes.

También, sostienen que las personas que colaboren con la causa obtendrán un código o paz y salvo para movilizarse libremente por el país sin temor a ser secuestrado o nuevamente extorsionado.

La información de cada víctima es descargada de páginas públicas de internet donde los ciudadanos anuncian sus negocios, nombre, cédula, dirección y razón social, según la Policía Nacional.