Como una muestra de apoyo a la Administración Central y la preservación de la vida, alrededor de 14.000 comerciantes del centro de Cali entrarán en cuarentena voluntaria y cerrarán sus negocios del 7 al 9 de agosto.

Esta determinación, tomada por los integrantes de Grecocentro tras realizar una votación vía internet y varias reuniones virtuales, será adoptada también por los vendedores informales de la zona, con el propósito de incentivar iniciativas particulares de autocuidado y  reducir los índices de contagio por covid-19 en la ciudad.

“Acá en el centro tenemos 14.000 empleos que, sumados a unas 20.000 personas que realizan compras, integran una población de más de 30.000, que podríamos ayudar a minimizar la curva de contagios si paramos nuestras actividades durante tres días”, argumentó Albeiro Aristizábal, presidente de la Asociación de Empresarios y Comerciantes del Centro de Cali.

Además, Aristizábal reiteró que “los que apoyamos esta cuarentena voluntaria somos la mayoría y vemos que se puede ganar más cerrando tres días, que tener que hacer un cierre obligatorio durante siete días o más.

Jimmy Núñez, presidente del Sindicato de Vendedores Estacionarios y Ambulantes de Cali, también reafirmó los esfuerzos que adelanta su gremio para superar la pandemia y explicó que a partir del lunes retornarán a sus actividades económicas con bioseguirdad. “El aislamiento va a ser este fin de semana y, posteriormente, se reactiva la economía con todos los protocolos y cuidándonos mucho más, porque los vendedores en general defendemos la vida”, dijo.

En el marco de un evento realizado el lunes, los mayoristas entregaron una placa de reconocimiento a la administración del alcalde Jorge Iván Ospina, por su labor en la mitigación de los efectos de la pandemia y el acompañamiento brindado en el establecimiento de las normativas de control para la reapertura de los comercios.

El secretario de Gobierno, Jesús Darío González, elogió la decisión de establecer una cuarentena preventiva e invitó a otros grupos de la ciudad a hacer lo propio. “Esperamos que este gesto sea ejemplo para otros sectores, no solo de la economía sino centros comunitarios, educativos, sociales y ciudadanos, que puedan acompañarlos para que agosto sea el mes del aislamiento voluntario”, expresó.

Por su parte, Argemiro Cortés, jefe de la cartera de Desarrollo Económico Municipal, destacó la determinación tomada en medio de la crisis económica. “Cuando todos los sectores están presionando por apertura, que sean los comerciantes de Gregocentro los que digan que se van a aislar, habla muy bien de ellos. Se afecta el empleo, pero en este momento la prioridad es tomar conciencia de cómo bajamos la velocidad y el índice de contagio del covid-19”, concluyó.