Después de intensos operativos que comenzaron el viernes anterior y se extenderán hasta este lunes a la media noche, el balance de las autoridades en Santiago de Cali es positivo pues se logró mantener el control en aquellas comunas críticas, así como en el resto del Distrito Especial, sin desconocer que algunas personas fueron requeridas por la Policía Metropolitana al desacatar el toque de queda y la ley seca.

A través de operativos conjuntos de la Alcaldía de Santiago de Cali, la Policía Metropolitana, el Ejercito y Organismos de Socorro, se pudo constatar que se comienza a despertar un civismo y un sentido de responsabilidad mayoritario, frente a pequeños brotes de desobediencia.

La Secretaría de Seguridad y Justicia a cargo de Carlos Alberto Rojas Cruz, fue la encargada de coordinar y dirigir los operativos de control ciudadano, en las 22 comunas de la zona urbana, desactivando reuniones y convocatorias que se habían hecho a través de redes sociales o vía celular.

Guillermo Londoño, subsecretario de la Política de Seguridad de Cali, expresó “que los caleños han entendido el mensaje y ante todo se han comportado a la altura con las medidas tomadas por el Alcalde Jorge Iván Ospina Gómez, que lo que buscan es preservar la vida de hombres y mujeres que habitan el territorio local”.

“Esperamos que los caleños sigan teniendo ese buen comportamiento y que este lunes festivo no sea la excepción”, afirmó Londoño.

Para el Secretario de Movilidad, William Vallejo, en materia de tránsito y transporte, los caleños también mostraron un comportamiento favorable. “Los puestos de control itinerantes indican que los caleños acatan las medidas y cumplen especialmente con lo reglamentado en estos tiempos de pandemia”.

Vallejo, informó, que hasta este domingo, solo se habían registrado 20 siniestros viales; 10 de ellos con lesionados, pero ninguno con víctimas fatales. Igualmente reportó un total de 915 notificaciones y alrededor de 110 inmovilizados, “lo que permite dar un balance positivo en tema de movilidad”.

Para el Alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina Gómez, este ha sido un comportamiento ejemplar, que permite dar un parte de tranquilidad al Gobierno Nacional y ante todo es un regalo en el marco de la celebración de los 210 años del Grito de Independencia de Colombia.