En hechos ocurridos en Nariño y Huila fueron asesinados en 24 horas dos líderes sociales y defensores de derechos humanos.

Por una parte, en Tumaco, Nariño, fue asesinada Lucy Villareal cuando finalizaba un taller con niños.

Ella, además de dirigente era cultora del carnaval de negros y blancos, según el gobernador de Nariño, Camilo Romero.

El crimen se materializó en la tarde del martes 24 de diciembre.

Por otra parte, Reinaldo Carrillo de 34 años, miembro de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos en Huila, fue asesinado por sujetos armados que ingresaron a su vivienda en el municipio de Pitalito, cuando departía con familiares en el barrio Los Pinos.

Aunque fue llevado a un hospital, el dirigente murió por la gravedad de sus lesiones.

Las autoridades iniciaron investigaciones para dar claridad a los casos y ubicar a los responsables.