Al acoger los argumentos de la Fiscalía, el juez noveno penal de control de garantías de Cali (Valle del Cauca) dictó medida de aseguramiento intramuros en contra de Junior Stiven Ledesma Reyes, mientras que a Dolly Amanda Reyes Guerrero le impuso detención domiciliaria, por su presunta responsabilidad en el delito de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes.

Estas personas fueron capturadas por agentes de la Sijín, junto con unidades del Grupo de Operaciones Especiales (Goes) de la Policía Metropolitana, durante operativos de registro y allanamiento en dos viviendas ubicadas en el barrio Potrero Grande, así como en el barrio Los Remansos de Comfandi.

Las autoridades hallaron en uno de los inmuebles un kilo de marihuana, que al parecer iba a ser distribuido entre las redes de comercialización de estupefacientes de la ciudad.

Durante las audiencias concentradas, Ledesma Reyes y Reyes Guerrero no aceptaron los cargos imputados por la Fiscalía.

Estos resultados responden a la estrategia investigativa para contrarrestar los fenómenos delictivos que afectan la seguridad ciudadana, desarrollada bajo los lineamientos trazados por el Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado.