Así se ven las calles de los municipios de Argelia y Balboa, al suroccidente del Cauca, luego que el Ejército de Liberación Nacional, Eln, decretara un paro armado en esta zona del departamento.

De acuerdo con el panfleto que aún circula en esta zona, está prohibido el tránsito de automotores desde la noche de este viernes hasta el próximo lunes, además los ‘elenos’ no permiten el ingreso de elementos para el procesamiento de hoja de coca, ni bebidas embriagantes.

«Solo, el pueblo está solo porque a la gente le dio miedo abrir sus locales, además los transportadores optaron por no prestar el servicio durante este fin de semana para que no les quemen los carros, así se vive el desgobierno de Iván Duque en esa colombia profunda, todo para justificar que todo es por el narcotráfico, cuando es falta de compromiso con las comunidades», denunciaron pobladores de estos dos municipios.

Es que este paro armado se presenta en medio de la guerra que este grupo al margen de la ley sostiene con las disidencias de las Farc, las cuales quieren dominar este territorio ‘a sangre y a fuego’.

Hasta el momento, en Argelia, son más de 95 homicidios este año, muestra de la intensidad de este nuevo conflicto, el cual ya genera desplazamientos de campesinos hacia Pasto o Popayán.

Sin embargo, como muestra de su compromiso con el sur del Cauca, el gobernador Elías Larrahondo Carabalí adelantó un evento con autoridades y comunidad del municipio de Sucre, donde todo transcurre en completa calma.