Empezaron a aparecer los actores. En los últimos días hay uno especial, el congresista vallecaucano del Partido de la U que se hizo elegir con votos caucanos Jhon Jairo Cárdenas Morán.

En sus redes sociales publicó un vídeo que podría coronarse como el tráiler de una película que ya todos conocemos desde el 2012, donde la trama se basa en los engaños, ausencias y, al final, politiquería de la más fina, haciéndose elegir a costillas de las personas más humildes.

Les narro el vídeo para que se lo imaginen: abrazos, se le ve escuchando a la gente, sonriendo de manera benevolente, cercano, rodeado, saludando a todos… el típico vídeo de politiquero en campaña, ya saben de qué les hablo. Todo un montaje en el sentido de la falsedad. Los que conocen de verdad al señor Jhon Jairo Cárdenas sabrán y habrán sufrido su pedantería y su prepotencia, comparada solamente con la ya conocida de Germán Vargas Lleras.

Entonces, ese vídeo es solo un engaño ya que es conocidala capacidad del ahora congresista de interponer sus intereses personales por sobre los intereses de los demás.

O sino, pregúntenselo a las comunidades afro del Cauca que han sido utilizadas por el Congresista exclusivamente con fines electorales. No existe ni una sola gestión, proyecto o resultado que beneficie a estos ciudadanos que, ingenuos o engañados, no se sabe realmente, han votado por este personaje. Es un rasgo racista de Cárdenas, que ve a los afrocaucanos como máquinas que solo sirven para darle el beneficio de ganarse 30 millones de pesos mensuales como congresista, haciendo nada.

Cabe recordar su nivel de politiquería cuando, en pasadas elecciones locales, llamó a descuartizar, si con esa palabra, descuartizar a la candidata contraria a su candidato a la alcaldía de El Patía, solamente por eso, porque era la contraria. Hoy dicha candidata es la Secretaria de la Mujer del Cauca, puesto desde donde trabaja a diario para que las mujeres caucanas no sufran de las violencias como las que sufrió ella a causa del congresista. Cárdenas es un misógino.

A parte de la práctica de la violencia de género; también sabe ser ausente. Recordarán los caucanos que durante la Pandemia, cuando muchos necesitaban de ayudas, de ideas para solucionar, de propuestas para atender a los que más lo necesitaban, del congresista no se supo nada. Ni en marzo, ni en abril, ni en mayo, ni en junio… apareció por allá en diciembre y sin ninguna propuesta. La ausencia es su práctica recurrente; abandona a quien lo eligen.

Pero falta más: no tiene capacidad de decisión en momentos en donde el pueblo lo necesita. Eso quedó ejemplificado en la moción de censura contra el Ministro de Defensa, Diego Molano. Se abstuvo de votar, y lo hizo justo cuando en las calles estaban muriendo jóvenes; otros estaban siendo golpeados, capturados de manera ilegal. Su abstención ayudó a que el Ministro de Defensa siguiera como si nada en el cargo. En esto, el congresista fue más tibio que el mismo Sergio Fajardo.

Por todo esto, y muchas cosas más, es que es un chiste el vídeo de Cárdenas publicado sus en redes sociales (sin contar con otras publicaciones donde habla de gestiones que, si le ponen mucha atención, también se las leerán a otros congresistas. Ese vídeo es un ejemplo de lo que él no es; o mejor, de lo que es cuando están en elección: vende toda una falsedad.

Él es calculador, no mueve nada sino le conviene; habla mucho y hace poco; tiene rasgos misóginos, utiliza a los afros con fines electorales. Por eso no se entiende por qué representa al Cauca, un departamento diverso por el que no ha hecho nada.

Pero lo curioso de todo esto es que ahora se lanza a ser SENADOR. Quizá su prepotencia le permite sentir que puede ganar. A Dios gracias, el paro ha despertado el buen juicio electoral y los ciudadanos podrán entender (y hasta leer en internet si quieren) que Jhon Jairo Cárdenas Morán es todo lo contrario al cambio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here