El decreto de descongestión de las cárceles, estipula que entre los que saldrán de manera temporal, están los mayores de 60 años, las madres gestantes, personas con enfermedades crónicas, y quienes tengan penas inferiores a cinco años.

Quedaron excluidos de la excarcelación las personas condenadas por delitos de violencia sexual, lesa humanidad y aquellos sujetos a justicia especial, entre otros. Una medida con término de 6 meses con posibles prórrogas. Terminado el beneficio y Transcurridos cinco días los reclusos deberán presentarse, de no hacerlo asumirán consecuencias legales.

Se calcula que este decreto permitirá salir de prisión a cerca de 5.000 presos, ante la amenaza del coronavirus Sars-Cov-2. Cuando acabe la contingencia, deben regresar a la cárcel si no han cumplido el tiempo de la pena.

“Liberar un 2.5% de esta población claramente es una medida que no va a generar ningún impacto”, dijo el abogado especialista en salud, Jesús Albrey González.

La liberación de presos se volvió un tema aún más importante por el contagio de personas en la cárcel de Villavicencio. En el mundo, varios países han tomado medidas similares, a raíz del virus.