Como respuesta al brote de casos confirmados por COVID-19 en la plaza de mercado Santa Elena, el cual asciende a 21 contagios, las autoridades municipales declararon la alerta naranja en el sector y establecieron un cerco sanitario para mitigar los efectos de la pandemia.

Con ello, todas las actividades que se hacen en la zona, desde el descargue de mercancía hasta la venta al consumidor, estarán reguladas por los diferentes organismos de la Alcaldía.

“Hemos desarrollado una estrategia interinstitucional que incorpora la participación de las secretarías de Salud, Seguridad, Gestión del Riesgo, Desarrollo Económico y Movilidad. Éste es quizá el punto más difícil de toda la ciudad en materia de aglomeraciones, pero también es una oportunidad para rediseñar el comportamiento”, destacó el alcalde Jorge Iván Ospina sobre la intervención en la galería.

Teniendo en cuenta que por Santa Elena pasa el 70% del abastecimiento de alimentos que se distribuye en la capital del Valle de Cauca, el cual proviene de diferentes partes del país, una de las funciones del cordón sanitario será regular el ingreso de vehículos, los cuales ya no se podrán estacionar en la zona por lapsos prolongados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here