El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, reiteró al Gobierno central la necesidad de disponer un puente humanitario desde el sur (Ipiales, Tumaco y otros sectores de Nariño) y hasta el oriente de Colombia, para repatriar a no menos de 3 mil venezolanos que pretenden regresar a su país, cruzando el territorio nacional y generando dificultades de asistencia alimentaria y alto riesgo de contagio por Coronavirus.

El jefe de la Administración caleña precisó que la solicitud al alto gobierno no implica que el apoyo humanitario necesariamente llegue hasta Cali. “Se puede montar ese puente desde Ipiales o Pasto, sin ser esto una razón xenofóbica o racista porque ese no es el espíritu del caleño, sino que es una condición lógica para manejar una situación de esta envergadura; reduciendo tiempos de traslados disminuimos riesgos de contagio y garantizamos la salud y la vida”, expresó.

“Insistimos en este llamado ante el infortunio que sufre Ecuador, donde la epidemia de COVID-19 se ha desdoblado, ha colapsado su sistema de salud y ha generado un proceso migratorio de nuevo hacia Colombia, a través de la porosa frontera de 174 kilómetros de longitud, sumado el sector marítimo”, señaló el Alcalde, recordando que la pandemia tiene en Cali 396 casos positivos por pruebas PSR, “que podrían ser muchos más”.
Finalmente, el mandatario sostuvo que hasta el momento y en el marco del corredor humanitario desplegado desde el martes, la Cancillería y los ministerios de Defensa e Interior dispusieron un acompañamiento de instituciones como Migración Colombia, Policía Nacional y Defensoría del Pueblo, para hacer el traslado terrestre de 215 migrantes venezolanos desde Cali. “A las personas que viajaron el martes 14 de abril se les hizo un examen médico y de laboratorio, y se les proporcionó alimentos e insumos para un recorrido de 18 horas”, concluyó Jorge Iván Ospina.