Las cifras de vacunación en los departamentos avanzan satisfactoriamente y cada vez son más las personas inmunizadas en los renglones poblacionales más vulnerables, no obstante, en las entidades territoriales se continúa dependiente de la oferta que establezca el gobierno nacional, a una dinámica porcentual que obedece a la dinámica de vacunas aplicadas y llegada de nuevas vacunas. También la medición de avance se ve marcada por la resistencia de algunos grupos poblacionales que hace que el proceso se relentifique.

Para el Departamento del Cauca, las cifras deben ser analizadas con detenimiento, pero en resumen las autoridades regionales y locales han pasado el examen. Con grupos formados, un plan de vacunación claro y basado en parámetros científicos, buena logística y esfuerzo humano, de acuerdo a datos de la semana pasada, al Cauca habían llegado 84.766 dosis, de las cuales se habían aplicado un 71.4% porcentaje similar al común denominador del país. En esta cifra influye negativamente la decisión de comunidades étnicas que se han declarado en resistencia contra el plan de vacunación y la negativa en Municipios como Argelia, Balboa, Piendamó y Silvia para aplicarse el reactivo de Astrazeneca alegando desconfianza sobre la misma, derivada de información difundida por medios de comunicación.

A pesar de que la pandemia cumple ya más de un año con sus efectos sociales y económicos en el territorio, no resulta fácil para las autoridades inmunizar al 100% como se esperaría. La ruralidad dispersa del Cauca, así como el recrudecimiento del conflicto acentúa la difícil situación, lo que se suma al dinamismo de las cifras de avance, que muchos utilizan como argumento para desinformar a la población.

En la última semana, llegan al departamento 31 mil nuevas dosis, cerca de 12 mil solo para la capital, Popayán, de ellas casi 4 mil para primeras y segundas dosis de talento humano sanitario y aproximadamente 8 mil para primeras dosis de 65 a 69 años que se entregaron el jueves y 19.903 dosis que llegaron para segundas dosis del resto del departamento, las cuales se distribuyeron entre viernes y sábado en un gran despliegue de coordinación, lo que representa a todas luces una buena noticia en la carrera por vencer la pandemia, pero que en relación estadística hace que el porcentaje de aplicación descienda al 62%.

Los datos son claros y es que avanzamos en la lucha contra el COVID, pero aparecen formas de ver el fenómeno, con escepticismo inducido para desconocer los avances y sacar réditos políticos de un momento tan difícil, o reconociendo el trabajo de cientos de profesionales que en terreno siguen luchado de manera incansable por la defensa de la vida.