Hombres de la III División del Ejército Nacional en medio de operaciones de registro y control, encontraron un artefacto explosivo, listo para ser detonado.

Según la información de altos mandos militares el artefacto no convencional y prohibido por el Derecho Internacional Humanitario, fue encontrado en zona rural del municipio de Jambaló en el nororiente caucano y al parecer sería usado para afectar a la fuerza pública.

El artefacto, que pertenece a la estructura delincuencial, Dagoberto Ramos, fue destruido de manera controlada.

Este tipo de arma no convencional, afecta a la población civil ya que muchas veces los campesinos, indígenas y comunidades son las víctimas de su poder destructivo.