La comunidad indígena Misak se encuentra de luto, así como las mujeres del Cauca, quienes vuelven a ser víctimas de la violencia que se está generando como consecuencia de las amenazas, desplazamiento y homicidios cometidos por los diferentes grupos delictivos que vienen operando en todo el territorio caucano.

En esta ocasión la víctima de las balas asesinas fue la comunera y ex dirigente del resguardo Misak Piscitau, Nazaria Calambas Tunulaba.

Los hechos habrían ocurrido en el sector conocido como La Cuchilla vereda ubicada a varios Kilómetros de la cabecera municipal de Morales Cauca.

Hombres armados atacaron a la comunera de 34 años quitándole la vida con 4 disparos en diferentes partes del cuerpo