Con la llegada de 2.500 uniformados de la Policía y el Ejército se refuerzan los patrullajes combinados en las calles de Cali para controlar los actos vandálicos que ponen en riesgo la vida de los ciudadanos que se han manifestado de manera pacífica, así como los daños y saqueos a establecimientos comerciales.

Tras un consejo extraordinario de seguridad, la gobernadora del Valle del Cauca, Clara Luz Roldán, les recordó además a los ciudadanos las medidas restrictivas que están vigentes como “el toque de queda que inicialmente lo habíamos hecho para prevenir el Coronavirus, pero que en este momento nos ayuda para evitar los hechos violentos que se están presentando, así que quédense en la casa para que nosotros podamos identificar más fácilmente a los que están haciendo hechos vandálicos”.

El ministro de Defensa, Diego Molano, señaló que “no vamos a descansar hasta que Cali duerma tranquila. Desde anoche se reforzó el pie de fuerza en las calles con más de 2.500 hombres de la fuerza pública, que incluyen más de 500 uniformados del Esmad para evitar bloqueos, 1.800 policías y 700 soldados del Ejército que refuerzan la presencia en las calles de la ciudad, además se han desarrollado capacidades adicionales con dos helicópteros y 60 motos para garantizar su movilidad”.

A esta tarea se suman las labores de inteligencia para dar con los responsables de los actos vandálicos que ha sufrido en su mayoría la capital del departamento. Hasta ahora, se han abierto 23 procesos investigativos para judicializar a los integrantes de las estructuras que estarían detrás de los ataques.

El toque de queda en el Valle entró en vigencia el pasado 29 de abril a las 10:00 p.m. y será continuo hasta el próximo domingo 2 de mayo a las 5:00 a.m.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here